martes 22 de septiembre de 2009

 

Y si Argentina no llega al mundial?

Radio Sudamericana, Entrevista realizada en Septiembre 2009

EXCLUSIVO. RICARDO RUBINSTEN. PSICOANALISTA
"No clasificarse para el mundial es como estar de luto, aunque sea momentáneo"
El prestigioso psicoanalista Ricardo Rubinstein se refirió en Sudamericana a cómo afecta al argentino no ir a un campeonato del mundo. "El argentino es muy futbolero y por eso se ve al fútbol como uno de los productos propios de la idiosincrasia argentina, para los hombres es un espejo y un modelo en el que se comparan, por eso los jugadores están permanentemente expuestos como íconos. Hay un proceso de identificación particularmente con los jugadores de la Selección", opinó.

¿Y si la Argentina no llega al Mundial?

La vida cotidiana de los argentinos no es indiferente a este fenómeno deportivo. ¿ Cómo influiría en las costumbres y en la economía si la Selección no logra la clasificación ?. Para ello, Sudamericana consultó al especialista Ricardo Rubinstein, quien se explayó acerca de las consecuencias que podría acarrrear esta posibilidad.
El experto señaló que el fútbol es inherente a la cultura argentina, un fenómeno social que une pasiones, reproduce mitos y costumbres y hasta sirve de catalizador de emociones negativas. ¿Qué pasaría, entonces, si la Selección Nacional no clasifica para participar del Mundial que el año que viene se realizará en Sudáfrica? La respuesta fue que "la falta de éxito de la Selección es como que lo vuelve a traer a uno a todas las limitaciones cotidianas. Todos sentimos que ganamos cuando gana la Selección y que perdemos cuando pierde. Es un modo de canalizar algo de lo bélico que hay en cada ser humano, es un buen recurso para no salir a la guerra podríamos decir".
Con el fútbol se canaliza el impulso bélico, la agresión y también la tristeza

Cabe recordar que hace 40 años, el 31 de agosto de 1969, lo que hoy se plantea como una hipótesis, realmente ocurrió. La selección argentina fue eliminada por Perú en las clasificatorias para el Mundial de México 1970 (que terminaría ganando Brasil) tras empatar 2 a 2 en un partido jugado en la cancha de Boca, provocando una ola de honda tristeza en la afición futbolística.

Para el ejercicio de imaginación sólo basta pensar cómo vivirían esos días del Mundial de Sudáfrica la mayor parte de los argentinos, acostumbrados en esas ocasiones a una vida social trastocada: oficinas que se paralizan durante horas, bares que a cualquier hora del día se convierten en muestras de circos romanos, hogares que pasan a ser tribunas, emociones que explotan y se desperdigan sin cauces….
Por amor a la pelota… de plata. Pero esos vacíos que quedarían en la cotidianeidad no son los únicos baches que dejaría la ausencia argentina en el Mundial. Por muchos negocios y actividades relacionadas con el fútbol que quedarían truncos se perderían millones de dólares. Esto incluiría perjuicios para la AFA (Asociación del Fútbol Argentino), el mercado publicitario, los medios de comunicación, el turismo y el comercio, entre otros rubros.
Para muestra, nada mejor que revisar los números que dejó el último torneo que se celebró en Alemania en 2006.
La FIFA había establecido como premio para el ganador 18,4 millones de dólares. La Argentina, eliminada por el seleccionado alemán, igualmente obtuvo un premio consuelo nada desdeñable. La AFA cobró 8,7 millones de dólares, monto fijado para los equipos ubicados entre el 5° y 8° puestos.
Por aquel entonces, los canales de televisión también lamentaron la eliminación argentina, porque si el equipo hubiera llegado a la final del torneo hubieran sumado un ingreso de 50 millones de pesos.
El turismo sería otro rubro afectado. En 2006, 6000 argentinos viajaron a Alemania para seguir a su equipo, por lo que pagaron en promedio un paquete turístico de 6700 dólares por cabeza. Esto es alrededor de 40 millones de dólares.
En materia comercial, la venta de televisores aumenta en épocas de mundiales. Los números revelan que en 2006 se comericalizaron en total en el país 1.700.000 aparatos, 500.000 más que durante el año anterior, según fabricantes como BGH y Radio Victoria y comerciantes como Garbarino, Frávega, Rodó y Megatone. Ese aumento obedeció en gran parte al torneo de fútbol.
Una eliminación, incluso, puede influir en el corazón de las finanzas de un país: en los días previos al campeonato de Alemania, el ABN Amro había difundido un informe en el que se estimó que el país que ganara la Copa del Mundo obtendría un "bonus" de crecimiento del 0,7%. El dato se obtuvo sobre la base del promedio de los resultados económicos de los países que ganaron el Mundial en el año inmediatamente posterior a haberlo logrado.

En ese sentido, Ricardo Rubinstein plantea: "El fútbol en la Argentina sirve como espejo y/o modelo de identidad". También miembro de APA y director de la consultora deportiva SportMind, señaló que por medio del proceso de identificación los hinchas encuentran en este deporte una distracción y un pasatiempo que les permite evadirse de la problemática de la vida cotidiana.
Es en este punto en el que las cosas no se pondrían nada bien si el seleccionado no se clasificara para el Mundial. "Es posible que muchos se sientan desilusionados y se depriman", advierte Rubinstein. "Lo que ocurre es que a la derrota del equipo argentino –explica- se la ve como una situación de espejo con lo que sucede en el país . Es como si se descargara la bronca de lo que pasa en otros ámbitos (la política, por ejemplo) en el futbolístico".

AS

Comentarios: Publicar un comentario en la entrada



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]